Botox para eliminar las arrugas

Esta neurotoxina se inyecta con una fina aguja en estos músculos y produce una parálisis parcial de los mismos haciendo que no se puedan contraer y la piel se estire. La sesión dura pocos minutos y no requiere anestesia, siendo inmediata la reincorporación a la vida normal.

La Unidad de Botox de Dermitek está compuesta por médicos especialistas que se han formado específicamente en el tratamiento con botox en clínicas estadounidenses y estatales de gran prestigio. Pretende llevar un control y seguimiento exhaustivo de sus pacientes para perfeccionar al máximo el tratamiento y seguir participando con su experiencia en congresos médicos especializados.

Muchas arrugas son en realidad pliegues que se han formado en la piel por realizar la misma expresión o gesto miles de veces. Por ejemplo reírse, enfadarse o levantar las cejas. Estas “líneas de expresión”, muchas veces llamadas “arrugas de ceño” o “patas de gallo” o líneas de la frente, son debidas a la contracción de un músculo de debajo de la piel de esa área.

El Botox es la proteína purificada de una toxina, producida por una bacteria conocida como Clostridium Botulinum. Aunque el Botox es una toxina, no produce efectos colaterales graves en el tratamiento médico con fines estéticos, dado que se utilizan solamente cantidades extremadamente pequeñas.

La toxina botulínica se emplea cada día en más especialidades dentro de la medicina y con más fines.

Se inyectan unas pocas gotas de Botox, con una minúscula aguja en el músculo que forma la arruga. Cuando el Botox se inyecta en el músculo, bloquea el impulso del nervio que llega a esa área, y como resultado el músculo se debilita, se relaja. Cuando el músculo se relaja, las arrugas de la piel se suavizan gradualmente y muchas veces desaparecen.

Cuando se inyecta el Botox se siente como un pequeño picazón durante unos pocos segundos. No se necesita anestesia, y se puede volver a la vida normal inmediatamente. No se debe masajear la zona durante un periodo de tiempo de 4 horas.

Las áreas más comunes para el uso del Botox son:

  • Las arrugas del entrecejo.
  • Las arrugas horizontales de la frente.
  • Las patas de gallo, situadas al lado de los ojos.

El Botox se ha utilizado sin peligro alguno y con éxito en oftalmología y otorrinolaringología para contracturas musculares y otras patologías desde hace muchísimo tiempo.

En las ocasiones en que se ha utilizado para el tratamiento de arrugas, los únicos posibles efectos colaterales son temporales y están localizados en la zona tratada. Las dosis utilizadas son bajísimas. Más o menos para toda la cara se requieren 50 o 60 unidades, dosis mucho menores de las utilizadas en otras especialidades.

Hay muy pocas restricciones relacionadas con los tratamientos de Botox. Las pacientes embarazadas o los que tienen alguna enfermedad neurológica no deben de ser tratados, así como problemas de cada persona que el médico considere relevantes.

Dermitek, cuenta con un equipo médico que se ha formado en centros de prestigio internacional como la clínica Mayo en Estados Unidos y el Abbot Northwestern Hospital, junto a especialistas líderes en su país. Tienen gran experiencia en el tratamiento del botox, e incluso han podido perfeccionar la técnica con los Drs. Carruthers, médicos canadiense “padres” o descubridores del botox para eliminar las arrugas faciales. Su equipo médico participa activamente e imparte conferencias en congresos médicos nacionales e internacionales.

2017-07-12T18:25:47+00:00 Agosto 4, 2015|Bótox|0 Comments

Deja un comentario

error: © 2017 Dermitek