Dr José Luis Azpiazu. Hoy en día no es posible hacer un perfil-tipo del varón que desea la depilación definitiva, ya que el tratamiento está muy generalizado. Sin embargo, lo que sí se está notando es un cambio en las zonas que se quieren depilar. A las tradicionales áreas que pedían los hombres para depilarse definitivamente – espalda, hombros, pecho y, muchos deportistas, piernas– se han sumado nuevas zonas que hasta hace un par de años eran muy poco demandadas.

Quizá la más llamativa sea la nueva demanda de depilación del “cuello de ejecutivo”, que consiste en la depilación médica láser de la zona inferior de la barba, justo en el área en el que el cuello de la camisa roza con la zona de la piel con barba. A muchos hombres, ese roce constante, unido a la irritación que se produce en la piel tras el afeitado matinal, nos da como consecuencia la aparición de pseudofoliculitis, en la que el vello, al comenzar su crecimiento, se enquista en la piel, dando lugar a la aparición de pequeños granitos, e infecciones que producen picor e irritación.

La depilación debe realizarse con un láser de tipo médico, no con un láser estético, pues los hombres precisamos unas potencias determinadas de luz, sin las cuales el resultado es insuficiente o incluso puede salir más pelo. En Francia, la utilización del láser por profesionales está expresamente regulada por la ley y en Estados Unidos se han cerrado muchos centros por supervisión médica inadecuada.

La aparición de nuevas tecnologías de depilación médica láser y la aplicación experta de nuevas líneas de tratamiento en depilación facial hacen perfectamente posible y segura la depilación de la barba masculina. A pesar de que la barba del hombre es un tipo de pelo especialmente recio, siempre que el vello sea de color oscuro, incluso en pieles con fototipos igualmente oscuros, la depilación es perfectamente posible. Sólo en los casos en los que la barba es cana, o de color blanquecino, no es posible esta depilación, ya que la energía del láser actúa sobre el pigmento melanina del vello, que es lo que le da al pelo su color oscuro.

Os animo a aquellos que estéis pensando en depilaros la barba a que lo hagais antes de que el vello se vaya tornando canoso o incluso blanco.