Son muchas las creencias que hay acerca de que las cremas anestésicas interfieren en la eficacia de la depilación láser. Emla o Lambdalina son un anestésico local, que se aplica sobre la piel para causar la pérdida de la sensibilidad temporalmente. No obstante, se puede seguir percibiendo sensaciones tales como la presión y el contacto sobre la zona.

Lo importante es retirar bien la crema antes del tratamiento. Si se hace correctamente, no tiene porqué haber ninguna interferencia con respecto al resultado.

Igualmente, el láser Alejandrita es uno de los sistemas de depilación láser menos molestos para los pacientes, por lo que sólo es un pequeño número de ellos los que finalmente deciden usarla.

Para mejorar la eficacia de estas cremas hay que tener en cuenta ciertos consejos:

¿ Cómo utilizar estas cremas ?

  • Aplicar una capa gruesa uniforme de crema sobre la piel cubriéndola con un apósito o vendaje oclusivo durante 1h. o 1h.30min máximo.
  • Por comodidad, aplicar una primera capa 1 hora antes y otra segunda capa media hora antes de la sesión.
  • Nunca utilizar más de un envase de 30gr. por sesión.
  • Retirar la crema con ayuda de toallitas húmedas.
  • Ten en cuenta que 1 gramo de crema corresponde aproximadamente a una longitud de 2´5 cm.

Consejos útiles:

  • No utilizar mucha cantidad de crema.
  • No usar para grandes extensiones de piel.
  • No aplicar el producto en la piel irritada, dañada o con heridas; ya que en esos casos la absorción es mayor.
  • No rasurar la zona justo antes de aplicar el anestésico.
  • Evitar aplicar calor en las zonas tratadas, ya que el aumento de temperatura también puede incrementar la absorción sistémica.

¿Cuando no usarlas?:

  • Si se es alérgico a alguno de los principios activos.
  • En erupciones cutáneas, cortes, abrasiones u otras heridas abiertas.