El láser endovenoso es una de las tecnologías más novedosas y menos agresivas para el tratamiento de varices gruesas, que desde el año 2010 ofrecemos en Dermitek.

En Dermitek utilizamos las tecnologías láser más seguras y con mejores resultados para tratar las varices gruesas: el láser 1320nm con recogedor automático de la fibra y el láser 1470nm con fibra radial y sistema robotizado de recogida de fibra. Los dos actúan de forma específica sobre la pared de la vena enferma calentándola y sellándola. Lo hacen de forma precisa y exacta al disponer del sistema automático de recogida de fibra. El láser se aplica por medio de una fibra (que es como la pita de pescar) que se introduce en la vena por medio de una fina aguja y que se pincha sobre la piel previamente anestesiada. Tanto el acceso a la vena, como el recorrido por dentro de la misma y la acción del láser se controlan durante el procedimiento en grandes pantallas mediante ecografía.

El tratamiento suele durar menos de dos horas y no necesita ni anestesia general ni raquídea. Solo anestesia local.

Entre las principales virtudes de este láser destaca la inmediata recuperación. Inmediatamente después del tratamiento, recomendamos dar un paseo de media hora por Bilbao. Después se puede hacer vida normal, evitando únicamente coger grandes pesos o correr durante dos semanas. Realizaremos un seguimiento a las 48 horas, otro a los 2 meses y otro a los 9-12 meses para asegurar los resultados.

Se trata de una técnica muy poco agresiva, sin cortes, sin cicatrices y que no afecta prácticamente a los tejidos cercanos a la vena, lo que supone una disminución de los efectos secundarios y de los riesgos de las intervenciones quirúrgicas clásicas.

Además, cabe destacar que el porcentaje de recaídas con el láser endovenoso en los más de 1.400 casos que se han tratado en Dermitek, es tan solo el 1,5%, frente al 20% de la cirugía tradicional.

¿Quieres ver FOTOS ANTES Y DESPUÉS DEL TRATAMIENTO? Pincha Aquí