Acaba de aparecer en el mercado una nueva tecnología, que es capaz de resolver uno de los retos que todavía estaban pendientes en los tratamientos de reducción de la grasa corporal. Así, mediante la aplicación externa de un dispositivo que administra frío de forma controlada, se logra la destrucción selectiva de acúmulos de grasa localizados. Es el principio conocido por el nombre de criolipólisis.

Es una tecnología que Dermitek conoce desde hace varios años antes de su reciente aparición, -durante su proceso de desarrollo por los doctores Dieter Manstein y Rox Anderson-, y que ya tenemos disponible en nuestro centro de Bilbao.

A continuación, voy a explicar con mayor detalle en qué consiste y cuál ha sido la génesis de esta nueva tecnología.

La criolipólisis se basa en las especiales características de las células grasas (adipocitos), que son destruidas, mediante la aplicación de frío controlado, gracias a la rotura de sus enlaces químicos. Las células grasas son, por naturaleza, más vulnerables al efecto de enfriamiento que otros tejidos adyacentes; de este modo, las capas superficiales de la piel como la epidermis y la dermis no se ven afectadas con la criolipólisis. Esto permite ofrecer una seguridad en el tratamiento de eliminación de la grasa sin precedentes.

El dispositivo posee un aplicador externo de vacío con paneles de enfriamiento que se coloca directamente sobre la piel que está encima de la zona con grasa localizada. Posteriormente, durante unas dos o tres horas por zona –dependiendo de la superficie-, el aplicador transmite frío al área a tratar, sin necesidad de agujas, incisiones, y lo que es más importante, sin provocar dolor y sin necesidad de ningún tipo de anestesia. Además, la criolipólisis no precisa de un periodo de recuperación posterior al tratamiento, por lo que la incorporación a la actividad cotidiana es instantánea.

Una vez realizado el tratamiento, la grasa se va eliminando de forma natural y progresiva, logrando la máxima reducción a los dos o tres meses después de la sesión. Los resultados de los estudios realizados evidencian una reducción de entre 5 y 7 mm de grosor de la grasa por sesión en la práctica mayoría de pacientes.

El tratamiento está especialmente indicado para aquellas personas que no son especialmente obesas, pero que tienen acumulaciones de grasa en ciertas partes del cuerpo que son complicadas de eliminar con dieta o ejercicio. Entre éstas se pueden destacar las que aparecen en la zona abdominal, los flancos de la cintura y la espalda.

La criolipólisis es prescrita y controlada de forma médica, garantizando en todo momento la máxima calidad y seguridad asistencial.

Expertos internacionales

Debido a la actividad investigadora y formativa en el ámbito internacional que desarrollamos en Dermitek, conocemos de primera mano el desarrollo del nuevo dispositivo, que ha sido realizado por los doctores Dieter Manstein y Richard Rox Anderson en investigaciones realizadas en la Escuela de Medicina de Harvard y en el Hospital General de Massachusetts (ambos en EE. UU.).

Tanto la doctora y dermatóloga Nerea Landa como yo (ver blog), conocemos al doctor Manstein y desde 2004, cuando coincidimos en Wisconsin (EE. UU.) en una reunión de expertos. La doctora Landa, que es miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología, fellow de la Asociación Americana de Láser Médico y Quirúrgico (ASLMS) ha compartido mesa con Manstein en calidad de profesora en los dos últimos años en el curso de depilación láser del congreso anual de la ASLMS. Esto es así debido a que Manstein es, asimismo, uno de los expertos que han desarrollado la tecnología de depilación médica láser, de la que desde Dermitek hemos realizado varias e importantes investigaciones de influencia internacional.