A los que os gusta caminar por las orillas de las playas, seguro que habéis visto alguna picadura de salvario. Los salvarios (también conocidos como pez araña o pez escorpión) es un miembro de la familia de los traquínidos que suele permanecer la mayor parte de su tiempo semienterrado o posado sobre el fondo (especialmente en los arenales), acechando a sus presas. Es una especie muy abundante y también una de las más venenosas. Sus radios espinosos, tanto de las aletas dorsales como de las pectorales, contienen una sustancia venenosa que causa, al clavarse en la piel, un dolor agudo y edema (hinchazón).

¿Cómo podemos prevenir su picadura? Dado que se encuentran semienterrados en los suelos de muchas playas (prácticamente todas) el uso de calzado protector como cangrejeras, sandalias o similares puede ser de gran ayuda. Asimismo, es muy conveniente que la gente que vaya a pescar sepa distinguir la especie, de modo que si pescan un ejemplar, lo agarren con un trapo grueso que evite que el pez clave sus púas en la piel del pescador y a continuación, seccionar con un cuchillo o tijera sus aletas. Normalmente, los ejemplares que están en la orilla son los más jóvenes y pequeños, por lo que su picadura no es tan virulenta como la de los ejemplares más desarrollados.

En caso de sufrir una picadura de salvario, el primer paso consiste en limpiar la herida con suero salino para arrastrar restos de tejido y de púas. La lesión debe explorarse concienzudamente para verificar la ausencia de restos de las púas clavadas, que contienen glándulas venenosas y pueden prolongar el envenenamiento. A continuación, es conveniente aplicar calor en la zona afectada de modo que se sumerja inmediatamente el miembro herido en agua caliente: esta acción puede inactivar las toxinas de peces como el salvario, que son termolábiles, es decir, el veneno se destruye o pierde sus cualidades con el calor. Por último, se emplea una crema con cortisona, que se aplica normalmente unas 2 ó 3 veces al día, así como un antiiflamatorio para controlar el dolor.