El molusco contagioso o molluscum contagiosum es una infección cutánea bastante frecuente causada por un virus.

El contagio tiene lugar por contacto directo piel con piel con una persona infectada, aunque también es posible adquirir la infección a partir de objetos contaminados como ropa o toallas.

La infección es más probable si se realizan actividades donde el contacto cutáneo con otras personas es frecuente, por ejemplo, entre niños que acuden a piscinas o entre hermanos. En adultos, cuando se localizan a nivel genital y cara interna de muslos, se puede tratar de un contagio por contacto sexual.

En la zona afectada aparecen unos granos de pequeño tamaño, con un aspecto perlado, que tienen el centro deprimido, como un ombligo.

Habitualmente las lesiones son múltiples y no es rara la extensión por autocontagio tras el rascado. Los niños con dermatitis atópica pueden ser especialmente susceptibles a padecer esta infección, debido a la debilidad de la barrera cutánea y a que el picor asociado puede facilitar la diseminación.

Fuente: Clínica Dermitek