La sudoración excesiva: Hiperhidrosis. Qué es y cómo se trata

  • sudor excesivo dermitek bilbao

La sudoración excesiva: Hiperhidrosis. Qué es y cómo se trata

La sudoración excesiva o hiperhidrosis es en realidad una afección de salud grave reconocida que es sorprendentemente más común de lo que pensamos y que afecta, sólo en España, a más de 800.000 personas según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). La hiperhidrosis más frecuente se desarrolla en la adolescencia o en adultos jóvenes (entre 20-25 años), y afecta tanto a hombres y mujeres por igual.

El sudor es producido para regular la temperatura corporal. Sin embargo, los enfermos de hiperhidrosis producen una cantidad de sudor que supera con creces la cantidad necesaria para la regulación su temperatura. La causa subyacente de la enfermedad es incierta, pero puede tener base genética ya que dos tercios de los pacientes tienen antecedentes familiares que la han padecido. Se cree que la afección puede incrementarse por el estrés, las emociones o el ejercicio, pero con mucha frecuencia ocurre espontáneamente.

La afección tiene un impacto enorme en la vida cotidiana de los pacientes que la sufre todos los días. Afecta a su elección de la ropa y sus colores, a su confianza y autoestima, incluso a los puestos de trabajo que elijen. A menudo sienten demasiada vergüenza para buscar ayuda, pero afortunadamente hay una serie de opciones de tratamientos disponibles.

La mayoría de las personas que sufren de hiperhidrosis tienen al menos un episodio de sudoración excesiva todas las semanas, lo que provoca un gran desconcierto tanto en lo social como en lo profesional, y puede dar lugar a retraimiento social. Dar la mano puede resultar muy incómodo, la  elección en color (con frecuencia negro) y el estilo de ropa (con frecuencia trajes holgados) puede llegar a ser restrictivos y muchas personas con hiperhidrosis se niegan a participar en actividades recreativas.

¿Cómo tratamos el exceso de sudor?

En cuanto a los tipos de hiperhidrosis puede ser que sólo afecte a unas partes del cuerpo o que afecte al cuerpo entero. Si se trata de zonas,  podemos hablar de las siguientes:

  • Palmas de las manos (hiperhidrosis palmar): Este es el lugar más común de sufrir  sudoración excesiva y donde los enfermos graves se quejan de tener las manos mojadas la mayoría de las veces.
  • Axilas (hiperhidrosis axilar): En la hiperhidrosis de la axilar severa, el sudor puede manchar la ropa en un área tan grande como 20 cm y puede incluso llegar a la cintura de los enfermos. Esto significa que los enfermos necesitan cambiarse de ropa varias veces al día.
  • En la cara (hiperhidrosis facial): A menudo, esto implica también el cuero cabelludo y el cuello, haciendo que la piel aparezca grasienta. También puede ocurrir cuando la cara se ruboriza.
  • Los pies (hiperhidrosis plantar):Esto puede dar lugar a malos olores y provocar que  los enfermos necesiten  lavar los pies y calcetines con mucha frecuencia. También puede aumentar las probabilidades de infecciones de la piel tales como el pie de atleta.

Puede ser que el cuerpo entero se vea afectado. Por lo general está causado por una afección médica subyacente, como la hiperactividad de la glándula tiroides. Los afectados por la enfermedad están a menudo demasiado avergonzados para buscar ayuda médica o no piensan que sus síntomas se pueden mejorar. Sin embargo, hay una serie de opciones de tratamientos disponibles:

  • El cloruro de aluminio desodorantes: Hay desodorantes que contienen altas concentraciones de cloruro de aluminio que ayuda a taponar las glándulas sudoríparas y reducir el sudor
  • Inyección de Toxina Botulínica Tipo A: Un tratamiento mínimamente invasivo con licencia en el España para ayudar a los pacientes con hiperhidrosis axilar primaria severa (sudoración excesiva de las axilas) inadecuadamente manejados con agentes tópicos. La toxina botulínica tipo A se inyecta en la piel en pequeñas dosis y actúa bloqueando las señales nerviosas que regulan las glándulas sudoríparas, provocando la reducción de la cantidad de sudor producida. Los efectos duran en promedio unos 200 días o entre 4 y 7 meses dependiendo del individuo.
  • Estimulación Eléctrica (iontoforesis): Consiste en colocar las manos o los pies en un baño de agua a través del cual se hace pasar una corriente eléctrica débil. Se cree que la corriente provoca el taponamiento de las glándulas de sudor o induce una carga eléctrica en la glándula que interrumpe la secreción. Los afectados necesitarán aproximadamente de dos a cuatro sesiones a la semana y los síntomas deben mejorar después de entre cuatro a diez sesiones. Se necesitan tratamientos posteriores en intervalos de una a cuatro semanas, dependiendo de la gravedad de los síntomas.
  • Procedimientos quirúrgicos: Incluyendo la simpatectomía transtorácica endoscópica (ETS en inglés), considerada generalmente como último recurso, cuando otras opciones menos invasivas no proporcionan un alivio adecuado de los síntomas. La ETS se pueden utilizar para tratar la sudoración excesiva de las axilas, la cara y las manos. Funciona mediante la reducción o eliminación de los nervios que estimulan la producción de sudor en las partes específicas del cuerpo. Pueden darse complicaciones con la cirugía, la más común es la sudoración excesiva en otras partes del cuerpo, generalmente en la espalda baja o en los muslos superiores.
2017-07-12T18:27:11+00:00 Julio 14, 2011|Hiperhidrosis|1 Comment

One Comment

  1. Manuel Junio 3, 2012 at 12:11 - Reply

    Me gusta el artículo.

Deja un comentario

error: © 2017 Dermitek