El melasma o cloasma son unas manchas extensas marrones oscuras de la cara que se oscurecen con el sol y se acentúan cada verano. Afectan a distintas zonas del rostro como frente, mejillas o la zona del bigote, donde es especialmente antiestético, y son las mujeres jóvenes las más propensas a sufrirlas. También los deportistas que entrenan al aire libre (especialmente en el mar y la montaña) suelen tener melasma.

El tratamiento que aplicamos desde hace años en Dermitek utiliza la luz pulsada intensa médica y una mascarilla despigmentante cuidadosamente formulada por nosotros y que te aplicaremos en la clínica. Te pautaremos el tratamiento a seguir y, aparte de estar en contacto telefónico contigo, te valoraremos una vez pasado el mes.

Tratamiento de Melasma y Cloasma Dermitek

¿Por qué aparece el melasma?

Se produce por los rayos ultravioleta del sol (UV), tomados en exceso durante años. Como respuesta al exceso de sol, la piel genera melanina (pigmento oscuro) como un sistema “defensivo”, pues la melanina es un filtro solar natural.

¿Qué evolución tiene?

Una vez que aparece, puede durar años y, a veces, extenderse. Las manchas pueden aclararse en invierno, pero, generalmente, reaparecen con la llegada de la primavera siguiente, con los primeros rayos de sol. Causa un gran complejo a muchas mujeres, hasta el punto de avergonzarse de salir sin maquillaje. Las mujeres que toman anticonceptivos y los dejan pueden ver disminuido su problema pero incluso así, puede persistir.

¿El melasma puede tornarse maligno?

No, nunca. Pero conviene diferenciarlo de los lentigos solares (“manchas de la edad”), otro tipo de mancha solar que ocasionalmente puede volverse maligno. En no pocas ocasiones el melasma adopta forma de léntigo solar y es difícil diferenciarlos. Por ello, se debe acudir a un médico con experiencia.