Dra Nerea Landa, Dermatóloga. Con la criolipólisis, la grasa se introduce por succión dentro del recipiente de la pieza de mano de la máquina. Permanece dentro durante una hora, enfriándose a una temperatura constante. Al acabar la grasa parece mantequilla o plastilina al tacto, está congelada. Dentro ha empezado un proceso de muerte de las células grasas y una inflamación.

Al cabo de 1 mes se nota una reducción de la grasa y sigue mejorando los siguientes 3 meses. La reducción por sesión es de un 20- 30% de la capa grasa, y duradera. Somos actualmente el único centro en España que dispone de la pieza de mano grande para abdomen, la cual trata mayor cantidad de grasa por sesión y hace el tratamiento en 1 hora en vez de en 2 horas como anteriormente con las dos piezas pequeñas.