94 401 01 10

626 77 82 27

Uribitarte 11-12. Bilbao

94 401 01 10 /  626 77 82 27

Uribitarte 11-12. Bilbao

La exposición al sol es el factor de riesgo de todos los cánceres de piel, incluyendo el melanoma, que más se puede prevenir y evitar.

¿Cómo puedo prevenir el cáncer de piel?

1- Busca la sombra siempre que sea posible. Recuerda que los rayos del sol son más fuertes entre las 10:00 de la mañana y las 2:00 de la tarde.

2- Usa ropa para protegerte, como camisas de manga larga, pantalones, un sombrero de ala ancha y gafas de sol, siempre que sea posible.

3- Aplícate generosamente crema de protección resistente al agua con un factor de protección solar (FPS) de 30 o más. Las cremas de protección solar “De amplio espectro” proporcionan protección contra los rayos ultravioleta B (UVB) y los rayos ultravioleta A (UVA). Vuelve a aplicarte la crema cada dos horas aproximadamente, incluso en días nublados, y después de nadar o sudar. Ten en cuenta que en días nublados pasan hasta un 80% de los rayos del sol. La protección solar no sólo te ayuda a prevenir el cáncer en la piel sino también a evitar un cutis cansado, manchas, pecas o arrugas prematuras. Lo recomendable es utilizar protección solar durante todo el año y cada vez que te expongas al sol. Incluso en el invierno o días nublados.

4- Ten mucho cuidado cuando estés cerca del agua, la nieve y la arena, ya que reflejan e intensifican los rayos dañinos del sol, lo que puede aumentar las posibilidades de quemaduras solares.

5- Evita los solárium. La luz ultravioleta de los solárium puede causar cáncer de piel y arrugas. Si quieres lucir bronceado, puedes usar un autobronceador. Los autobronceadores son inocuos para la piel, proporcionan un tono moreno de forma rápida, y fácil. Y de un modo más saludable, que tomando el sol o usando lámparas de bronceado. Recuerda: ¡El uso de autobronceadores no evita el tener que seguir utilizando protección solar!.

6- No te olvides protegerte las siguientes zonas:

  • Las orejas.
  • El cuero cabelludo.
  • Los párpados.
  • Las axilas.
  • Bajo los tirantes.
  • El empeine.
  • La cara externa de las manos.
  • Los labios (en particular, el labio inferior necesita crema solar, pues tiene 12 veces más probabilidades de desarrollar cáncer que el labio superior, según la Skin Cancer Foundation).
  • Las corvas.

Fuente: American Academy of Dermatology