Lo principal es el diagnóstico previo. No hay que tratar con láser ninguna  mancha que no esté correctamente identificada. A veces el diagnóstico es visual. Otras veces necesitaremos realizarte una pequeña biopsia. Después, te trataremos según tu tipo de lesión. A menudo, los tratamientos no son agresivos como el nitrógeno líquido, la terapia fotodinámica, el imiquimod o una pequeña  intervención quirúrgica con anestesia local.

Tipos de cáncer de piel

El cáncer en la piel se divide en “no melanoma” si deriva de la epidermis y “melanoma” si deriva de los lunares. El cáncer de piel no melanoma es el cáncer más frecuente en las personas. Si una lesión no es cáncer aún, pero tiene posibilidades de transformarse, se llama precáncer.

El precáncer de piel más frecuente se llama queratosis actínica.

El cáncer de piel más frecuente “no melanoma” se llama carcinoma basocelular (80% de los cánceres de piel) y el segundo más frecuente, carcinoma espinocelular o epidermoide (15-20%).

El melanoma es el cáncer más grave, pero más infrecuente (2-3% de los cánceres de piel) y deriva de los lunares.