Dr. Jose Luis Azpiazu. Cada vez mas mujeres y hombres quieren acceder a la llamada depilación definitiva, a la depilación láser y con la oferta de peluquerías y centros donde se puede realizar puede no ser fácil decantarse por uno u otro.

Desde el punto de vista médico parece obligado que os animemos a ir a un centro médico, pero no, queremos daros una serie de pautas que os ayuden a conseguir lo que queréis, olvidaros del vello para siempre, con la máxima seguridad y pagando por ello el mejor precio.

Hay diferentes sistemas que depilan en el mercado:

  • Sistemas de fotodepilación:no son láseres, son luces pulsadas que utilizan el mismo mecanismo que los láseres. Hay de baja y alta energía. Los de baja enegía, muy frecuentes en peluquerías y centros de estética no realizan la función que se busca ya que no depilan definitivo sino que afeitan, o sea, hacen desaparecer el vello por unas pocas semanas, que vuelve a aparecer prácticamente en el mismo número. Los de alta energía son los utilizados en algunos centros médicos y aunque realizan depilación definitiva están en tercer lugar en cuanto a resultados, después de los láseres Alejandrita y Diodo, o sea con ellos las pérdidas definitivas de vello meses después de varias sesiones es menor, un 15%,  a la obtenida por estos láseres.Criterios para elegir donde depilarnos
  • Sistemas láser: láser alejandrita, láser diodo y láser neodimio yag. Los láseres utilizan una luz con la misma longitud de onda, el Alejandrita 755 nanómetros, el diodo 800-810 nanómetros y el neodimio yag 1064 nanómetros. Los láseres de alejandrita y diodo tienen unos resultados similares (5% de eficacia superior alejandrita sobre diodo) y son superiores a la fotodepilacion de alta energía. El diodo es un poco mas molesto y en general las sesiones son mas lentas que con el alejandrita. El láser de neodimio yag es un láser menos eficaz y es el de elección para pieles oscuras. Produce los efectos secundarios mas temibles dado que el calor penetra mas que con los otros sistemas y sus quemaduras son mas profundas. Este láser de neodimio yag, pero de baja energía, se ofrece también en peluquerías y en algunos centros de estética para poder evitar el problema de la coloración de la piel aunque obtiene unos resultados muy pobres.

La cualificación del personal que utiliza el láser y su formación es clave a la hora de decidirse por un sitio u otro. Saber quien es el o la responsable de formación y el tipo de formación que han recibido las personas que van a ejecutar el tratamiento es muy importante. Ahora es mas fácil con internet ya que podremos tener acceso a la información del o de la médico o dermatolog@ responsable de la formación y del control del tratamiento. Un buen sitio para buscar datos del profesional y poder ver su trayectoria profesional es Linkedin.

Ir y pedir información del sistema que utilizan y de la energía que van a aplicarte, de la formación específica de la persona que informa y de la que te va a hacer el tratamiento, del o de la médico (si es que hay) que va a controlar el tratamiento y de su presencia física en el centro. También pedir información si hay un número de disparos prefijado por zona al que se tiene que someter el personal que realiza los tratamientos para obligarles a dar el mismo número de disparos a tod@s los pacientes sin tener en cuenta la superficie a tratar de cada un@ de ell@s.

La prueba es una práctica muy importante para poder valorar la reacción de tu piel a la energía del láser seleccionada y además te permitirá saber lo que molesta el sistema. Preguntar la energía que ha utilizado como referencia ya que en algunos centros se utilizan energías menores (que afeitan) en las pruebas para que el/la paciente crea que es menos molesto. Esta práctica es muy poco conveniente porque no permitirá evaluar la energía requerida para una depilación definitiva. La prueba os ofrece también la posibilidad de conocer las instalaciones donde os van a hacer el tratamiento y el tipo de sistema y energías que van a utilizar.

En cuanto al precio es bueno que vayáis a mas de un centro que os inspire confianza para que comparéis el precio final. Hay mucha publicidad engañosa que busca solo el reclamo y luego los precios no son lo que parecen. Comparar el precio final con las promociones y ofertas incluidas de cada centro. Nadie ofrece chollos por nada. Pensad que si el precio está por debajo del precio de mercado es porque la eficacia y la seguridad está en juego, y en estos momentos mas que nunca un@ no está para jugársela. Es mejor algo seguro que arriesgarse a perder salud y dinero. Daros cuenta que algunos centros buscan vuestras visitas, os plantean un tratamiento “barato” en principio pero carísimo a la larga ya que cobran por sesión, utilizan sistemas de baja potencia o energías bajas, y tendréis que estar allí mensualmente. Preguntar el número de sesiones que vais a necesitar y tened en cuenta que cualquier láser utilizado con una energía adecuada logra que las sesiones se espacien como mínimo 2 meses entre ellas y que con 8 sesiones se consiga una pérdida definitiva muy significativa de vello.

Tanto los sistemas de fotodepilación como los láseres son muy sensibles y no se recomienda su traslado de un sitio a otro como forma habitual de uso por la necesidad de mantener unos mínimos de seguridad. No parece interesante realizarse un tratamiento en un centro que se dedica a otros menesteres pero que ha visto un nicho de mercado en la depilación y decide contratar a un/una viajante que aterriza con un láser ciertos días al mes para realizar allí el tratamiento. Esto lo desaconsejamos también por la ausencia de seguimiento y de control en el caso de que se presente un efecto secundario. Pensaroslo muy bien antes de decidiros por utilizar un “sistema de láser o fotodepilación viajero”.

Y terminar con que la depilación láser es un gran avance que bien aplicada en un centro médico y con buena tecnología produce excelentes resultados.

Dr. Jose Luis Azpiazu
Director y Fundador de la Clínica Dermitek