En estas fechas todos y todas comemos en exceso, aunque nos prometamos a nosotr@s mism@s que no lo vamos hacer y que este año no va a pasar lo mismo que otros años.

¿Pero, es necesario preocuparse ?. ¿Y qué se debe de hacer a continuación ?

Comer en Navidades
© Africa Studio – Fotolia.com

La buena noticia es que una comida no va a arruinar el cuidado de todo un año, si se come con sensatez y se hace ejercicio con regularidad el resto del tiempo.

Nadie es perfecto en sus hábitos alimenticios. Lo que tenemos que aprender es que nos estamos dando permiso para hacer esto, y tan pronto como se acabe, debemos volver al plan de alimentación que normalmente seguimos. Aún así, esto no nos da permiso para continuar comiendo en exceso.

Muchas personas a dieta tienden a tirar la toalla después de un exceso. No hay que rendirse. Si se come en exceso durante un día , hay que ser más conscientes de las cantidades que se comen al día siguiente.

Es muy típico comer de forma más sensata durante la semana y tomar más calorías en el fin de semana. No te preocupes. Sólo hay que asegurarse de que los días que vienen después del fin de semana, se coma más estructurado y siguiendo una dieta sana.

Se puede tener la tentación de compensar las calorías adicionales saltándose comidas al día siguiente. Pero saltarse el desayuno o el almuerzo sólo te dejará con hambre y en riesgo de picar más tarde.

Te ponemos un ejemplo de una DIETA saludable:
1- Después de tomar un desayuno ligero, como un yogur bajo en grasa, una pieza de fruta, jamón york.
2- A media mañana: Una pieza de fruta y queso bajo en grasa.
3- Para comer: Una ensalada grande con proteínas magras como el pollo, atún o pavo.
4- Merienda: Una taza de sopa de verduras y una naranja.
5- Cena: Pescado a la plancha y muchas verduras.

Después de una fiesta, comprobarás que has subido de peso. Eso no es debido a un aumento en la grasa corporal, sino a causa de la retención de agua provocada por el exceso de sal que probablemente se comió. Pesarte sólo te hará sentirse derrotad@. Es mejor pesarse los viernes, cuando es más probable que el peso sea más bajo. Si compensas las calorías adicionales por exceso de ejercicio, esto te va a dejar peor y con una mala sensación. Sigue tu rutina habitual.

La única manera de no tirar la toalla es “ser meticuloso con las calorías totales de la semana”. Tienes que ser consciente cada vez que comes algo y de lo que comes. Importante, lee el contenido calórico que viene en la etiqueta de cada producto. No te olvides de fijarte si lleva grasas Trans y evítalas.