Arañas vasculares

Arañas vasculares 2017-07-12T18:25:31+00:00

Arañas Vasculares

Las arañas vasculares son esas manchas rojitas que desaparecen al presionar sobre ellas con un dedo, para reaparecer al retirarlo, y que se localizan frecuentemente en la cara. Son malformaciones de los vasos sanguíneos superficiales de la piel.

Para eliminar las arañas vasculares disponemos de láseres (KTP y láser de colorante pulsado) que, combinados, tratan con eficacia en una o dos sesiones -la mayoría de las veces- este problema.

Fotos antes y después. Arañas vasculares

¿Qué son y cómo eliminamos las arañas vasculares?

Las arañas vasculares son dilataciones de venitas muy pequeñas de la piel de la cara. Suelen adoptar la forma de las patas de una araña, de ahí su nombre. Aunque suele aparecer una única lesión, pueden aparecer varias en la misma zona. También se llaman “telangiectasias” (vaso dilatado).

Es un problema frecuente en niñas y niños, y gente joven. Dermitek lleva tratándolas con láser desde 1999 con unos excelentes resultados.

Sus causas no son del todo conocidas. Es un problema frecuente en niñas, niños, adolescentes y gente joven. A veces ocurren después de un granito pero, en la mayoría , aparecen sin causa aparente. Existen casos en los que las arañas vasculares surgen a consecuencia de problemas hepáticos, por el embarazo, o por la ingesta de anticonceptivos orales. En estos dos últimos casos, tras dar a luz o suspender la ingesta de los medicamentos, las arañas vasculares suelen (no siempre) desaparecer por sí mismas en unos meses.

Al igual que sucede con la cuperosis, Dermitek emplea desde hace años con muy buenos resultados, una combinación exclusiva de diferentes láseres: el láser de 532 nm (KTP), el de 595 nm (V-Beam Perfecta de Candela) y el 1064 nm (Neodimio-Yag). La combinación de los diferentes láseres es más eficaz que uno sólo y se necesitan menos sesiones.

Normalmente, con una, dos y, a veces, tres sesiones, de unos 5 minutos de duración, suele ser suficiente en la mayoría de los casos. Las sesiones se hacen cada 1 ó 2 meses. No es necesario tiempo posterior de recuperación.

El tratamiento es muy tolerable, muy rápido, y en general con unos resultados excelentes.