Liposucción / Lipoescultura

La lipoescultura es un método de liposucción en capas para moldear la figura. Con este método se pueden eliminar los depósitos de grasa. Sólo requiere anestesia local y aspiración de la grasa.

Fotos antes y después. Liposucción / Lipoescultura

Vídeo. Liposucción / Lipoescultura

Liposucción. ¿Cómo se realiza?

La liposucción, también conocida como lipoescultura, es una técnica quirúrgica empleada para eliminar depósitos de grasa de determinadas zonas del cuerpo, incluyendo las mejillas y el cuello, los brazos y las mamas, el abdomen, las nalgas, las caderas y los muslos, y las rodillas y tobillos.

La liposucción no es un sustituto a la pérdida de peso, sino un método para retirar acúmulos localizados de grasa que no responden ni a la dieta ni al ejercicio.

Los candidatos ideales para someterse a una liposucción son aquellas personas que poseen un peso relativamente normal pero que tienen acúmulos de grasa en áreas localizadas.

La liposucción no está recomendada si se ha tenido una cirugía reciente en la zona a tratar, si se tiene mala circulación en esa zona o si se padecen problemas cardiacos o respiratorios. Es importante saber también que la liposucción no mejora la celulitis.

Durante la primera consulta, el cirujano plástico evalúa el estado general de salud del paciente, los depósitos de grasa existentes y el tono y firmeza de la piel.

Se le explican los métodos alternativos para mejorar el contorno corporal, como la abdominoplastia, y se discuten las opciones o la combinación de procedimientos más convenientes.

Si el paciente se va a someter a una liposucción amplia, conviene discutir la posibilidad de realizarse una autotransfusión.

Si el cirujano plástico lo considera necesario, la propia sangre del paciente, extraída con antelación, será empleada para reponer la sangre y fluidos que éste pierda durante la cirugía.

La liposucción se realiza siempre en un quirófano, dentro de una clínica u hospital, ya que es una intervención quirúrgica.

Una liposucción suele durar entre 1 y 2 horas, pero el tiempo es variable (desde 30 minutos a varias horas), dependiendo del área y la cantidad.

Inicialmente, se realiza una pequeña incisión, suficiente como para poder introducir un tubo hueco denominado cánula de liposucción. El otro extremo de esta cánula se une a una máquina que produce vacío o a una jeringa especial. El cirujano mueve la cánula entre los depósitos grasos situados bajo la piel, rompiendo la grasa y succionándola.

Para disminuir la posibilidad de que se acumulen fluidos, se coloca una faja, medias o vendaje elástico sobre la zona tratada para controlar la hinchazón y el sangrado y para ayudar a la piel a adaptarse al nuevo contorno.

Suele ser necesario llevarlo durante 2 ó 3 semanas, y luego sólo por el día durante unas semanas más, dependiendo de las instrucciones de su cirujano plástico.

La curación es un proceso gradual. El cirujano plástico indica cuándo debe el paciente comenzar a caminar, que será tan pronto como le sea posible (para prevenir la formación de trombos venosos en las piernas).

El paciente no debe realizar actividades intensas durante 2 a 4 semanas. Los puntos serán retirados entre los 5 y 10 días, y el paciente podrá volver a trabajar en 2 ó 3 días, o como mucho, tras 2 semanas desde la intervención, dependiendo de la extensión de la liposucción y de las recomendaciones del cirujano.

La hinchazón y los hematomas desaparecerán en el primer o segundo mes tras la liposucción; sin embargo, una mínima inflamación puede mantenerse durante 6 o más meses.

La liposucción es una técnica segura, siempre y cuando se seleccione bien al paciente, el quirófano esté bien equipado y sea realizada por un cirujano plástico cualificado.

Sin embargo, en algunos casos se pueden producir complicaciones, sobre todo cuando se extraen cantidades altas de grasa en una sola vez. Las cicatrices de la liposucción son mínimas y situadas estratégicamente para que queden escondidas, incluso cuando se viste traje de baño o biquini.

La liposucción es una técnica muy efectiva para proporcionar un nuevo contorno corporal con cicatrices mínimas.

Los resultados pueden ser permanentes, siempre y cuando se mantenga una dieta adecuada y se practique ejercicio periódicamente. Si el paciente gana peso lo hará de manera más homogénea y no sólo en los depósitos localizados de grasa.