Blefaroplastia inferior/superior

Blefaroplastia inferior/superior 2017-07-12T18:25:31+00:00

Blefaroplastia inferior

Consiste en la eliminación de los depósitos de grasa causantes de la aparición de esas bolsas debajo de los ojos. Es una intervención un poco más compleja que la de los párpados superiores pero también es rápida, sencilla y segura.

No requiere anestesia general ni hospitalización.

Blefaroplastia superior

Consiste en quitar el exceso de piel, la piel que nos sobra y cuelga, de los párpados superiores. La técnica se realiza con anestesia local y de forma ambulatoria.

Fotos antes y después. Blefaroplastia inferior

Fotos antes y después. Blefaroplastia superior

Vídeos. Blefaroplastia. Cirugía de párpados.

¿Quieres saber qué es la cirugía de párpados?

La blefaroplastia es una cirugía que se ocupa de corregir dos tipos de casos posibles: la caída de los párpados superiores y, por otro lado, las ojeras o bolsas situadas debajo de los ojos. Para ello, el cirujano elimina los excesos de grasa y de piel.

La principal causa de estos descolgamientos es la herencia genética. El resultado se plasma en que la persona muestra un aspecto de permanente cansancio y en algunos casos, de tener más años de los reales.

No. Para las llamadas patas de gallo (arrugas de expresión), existen otros tratamientos no quirúrgicos, seguros y eficaces.

Durante la primera consulta, el cirujano plástico evalúa el estado de los párpados y el estado general de salud del o la paciente. Se le explica la técnica quirúrgica y se discuten los resultados previsibles. Es conveniente tener una expectativa realista de los resultados. La mirada acaba finalmente con un aspecto rejuvenecido pero no se modifica la fisonomía del paciente.

La cirugía de los párpados se realiza en un quirófano, dentro de una clínica u hospital, ya que es una intervención quirúrgica.

La blefaroplastia superior (la que corrige la caída de los párpados superiores) sólo requiere anestesia local en el párpado. La intervención dura generalmente menos de una hora y el paciente puede reiniciar su vida normal una vez finalizada la intervención. Para el caso de los párpados superiores, las incisiones se hacen en el pliegue del párpado, por lo que la leve cicatriz de la cirugía queda oculta.

La blefaroplastia inferior, normalmente, es una cirugía ambulatoria (que no requiere ingreso), aunque tras la operación, el paciente habrá de estar controlado durante algunas horas. Lo habitual es emplear anestesia local junto a un tranquilizante, aunque en determinadas ocasiones se pueda requerir anestesia general. Dependiendo de cada caso en concreto, la operación suele durar entre una y dos horas. Para este caso, en la blefaroplastia inferior, la incisión se realiza en el borde de las pestañas. Tras retirar el tejido que sea preciso, las suturas quedan bastante bien disimuladas y ocultas.

La aparición de una cierta hinchazón y hematomas puede ser normal en algunos casos. Ambas circunstancias desaparecen en unos días por sí mismas. El cirujano prescribirá en cada caso los cuidados de higiene a realizar por el paciente y su frecuencia. Los puntos de la sutura estética se retirarán en unos 7 ó 10 días. Tras la intervención es importante que el paciente mantenga la cabeza erguida incluso cuando se halla tumbado. Si lo desea, para aliviar las posibles molestias, se puede aplicar compresas frías. Si aparece dolor, es importante que éste sea valorado por el cirujano.

También pueden aparecer de manera transitoria después de la operación ciertas molestias en la visión o una sensibilidad excesiva ante la luz, por lo que es recomendable llevar gafas de sol durante algunas semanas. En el caso de las lentillas, es necesario esperar al menos 15 días para volver a usarlas.

Al margen de los pequeños hematomas que puedan quedar, de forma transitoria, tras la operación, la reincorporación a la vida normal es prácticamente inmediata, si bien es aconsejable guardar ciertas medidas de precaución y no realizar esfuerzos ni actividades físicas exigentes.

Los resultados estéticos mejoran la expresión de los ojos, si bien no provocan un cambio sustancial en la fisonomía del paciente. Por ello, es importante ser realista con los resultados esperados.

En varios relativos a los órganos oculares, como los ojos secos y otras patologías como el desprendimiento de retina, glaucoma, etc. De manera general, pueden existir otras contraindicaciones (generales, de toda cirugía y específicas de este tipo), por lo que las entrevistas previas con el cirujano son imprescindibles.