Dietas Proteicas

La solución eficaz, sana y agradable.

La Dieta Proteica se basa en:

  • limitar únicamente el aporte de aquellos nutrientes responsables del sobrepeso.

  • garantizar un aporte óptimo de aquellos nutrientes indispensables para el buen funcionamiento del organismo.

Así, durante la Dieta Proteica (DP), se reduce al mínimo el consumo de grasas (lípidos) e hidratos de carbono (glúcidos), al tiempo que se mantiene un aporte elevado de proteínas de alto valor biológico.

El papel de las proteínas es crucial para el mantenimiento de una buena salud ya que, entre otras cosas, protegen la tonicidad, elasticidad y vitalidad de la piel, los músculos y los huesos (pues son el principal constituyente de la masa magra), aportan energía, defienden frente a agresiones externas e internas, contribuyen a la regulación del metabolismo, etc.

La dieta proteica equilibrada, avalada científicamente y bajo control médico

Es un tratamiento científicamente validado que permite una pérdida de peso eficaz y saludable. Para mayor seguridad, sólo puede realizarse bajo control médico.

Los aportes limitados de glúcidos (azúcares) y lípidos (grasas), implicados en el sobrepeso, obligan al organismo a quemar las “reservas” de grasa acumuladas, provocando una pérdida de peso eficaz.

Por otra parte, el aporte normalizado de proteínas de alto valor biológico favorece la protección de la masa magra (huesos, músculos, piel,…).

El placer de una nutrición sabrosa y variada

Los productos están elaborados a partir de proteínas naturales especialmente seleccionadas por sus altos valores biológicos y nutricionales (proteínas de leche, huevo, soja, guisante,…).

Su gran variedad de sabores y texturas, te permite un sinfín de combinaciones para que elabores tus propios menús, siempre siguiendo las pautas establecidas por tu médico.

El programa, cuenta además con una eficaz gama de complementos que te aportarán los micronutrientes necesarios para que la mejora de tu silueta no se haga a costa de tu salud.

Mantenimiento del peso a largo plazo

La dieta se divide en fases en las que irás reintroduciendo progresivamente los alimentos en función de su contenido en grasas y azúcares. De esta forma, conseguirás una reeducación alimentaria duradera y evitarás el temido efecto “yo-yo” (recuperar el peso perdido después de una dieta), obteniendo una verdadera estabilización de tu peso a largo plazo.

Dietas Proteicas

Salvo en los dos primeros días en que puede haber una sensación de hambre moderada, ésta sólo debería aparecer en caso de errores en relación con lo dispuesto por tu médico.

Es uno de tantos prejuicios e ideas falsas sobre la dieta proteica. Al contrario, garantiza la protección de la masa muscular y ósea.

Lo que sí es muy peligroso es la obesidad, el sobrepeso y, sobre todo, intentar adelgazar sin control médico.

Si las dosis de proteínas son respetadas y si hay un seguimiento médico después de la fase de pérdida de peso, será más difícil que vuelvas a subir peso.

A diferencia de otras dietas, el importante aporte de proteínas de alto valor biológico tiene un impacto positivo sobre la piel y los músculos, ya que éstos están constituidos esencialmente de proteínas.

Puedes recomendarle que visite a tu médico, ya que la dieta es personalizada y será el profesional el que decida qué dieta deberá seguir esa persona.

Sí, teniendo en cuenta

  • la fase de la dieta más adecuada para esa persona.
  • la gran variedad de productos listos para tomar que hay disponibles.
  • y la ausencia de cansancio y el apoyo para controlar el humor y el estrés.

Solo si el médico autoriza sustituirlo por una proteína natural.

Si se considera el dinero que nos gastamos a diario en el supermercado o fuera de casa en productos que nos engordan, resulta muchas veces un ahorro.

Es importante saber que después de bajar al peso adecuado, no se puede volver a los hábitos anteriores y hay que adaptarse, mediante un mantenimiento, a una alimentación equilibrada y adaptada a las necesidades y actividad física de cada persona. Eso requiere un tiempo de aprendizaje y de control médico para no volver a recuperar el peso de nuevo.