Testimonios de Pacientes

Testimonios de Pacientes 2017-08-31T14:09:30+00:00

Hace años que me rondaba por la cabeza la idea del trasplante capilar. La verdad es que todo lo que veía por la calle no me convencía. Por casualidad me hablaron de la técnica FUE y cual fue mi sorpresa al enterarme que lo hacían en la clínica Dermitek. Digo mi sorpresa porque les conozco hace años.

En este centro me han realizado diferentes tratamientos y todos absolutamente satisfactorios.

Sabía que estaba en las mejores manos.

La información que me proporcionó la Dra. Landa fue de lo más completa. Dijo que mi zona donante no era muy poblada. Así y todo decidimos seguir adelante.

Los resultados son espectaculares. Me he quitado 10 años por lo menos. ¡Lo que puede envejecer una calva!

Decir que el trasplante no es muy molesto. El equipo te lo hace de lo más ameno. El trasplante me lo hicieron un jueves y el lunes siguiente ya estaba trabajando. Y eso que trabajo cara al público.

Solo decir que estoy encantado.

Uno es más auténtico cuanto más se parece a la imagen que tiene de si mismo.

Cipri M. (55 años).

Yo conocí Dermitek a través de unas amigas que se habían, vamos a decir, “limpiado la cara” y lo cierto es que las vi espléndidas, así que yo me decidí a probar.

Me atendió la Dra. Marta desde un principio y ella me aconsejó lo que debía hacerme: eliminar las manchas de la cara y posteriormente las lesiones vasculares. Estoy encantada con los resultados (me veo tan espléndida como mis amigas).

El trato que dispensan es estupendo y la Dra. Marta que es quien me ha tratado a mí, además de una extraordinaria dermatóloga, es un cielo. Gracias, Doctora.

Emili A. (58 años).

Gazteago banintz, “super pozik” nagoela esango nuke eta jakin, badakit zergatik esaten dudan.

Orain urte batzuk, barizeetatik operatu ninduten ezkerreko ankan. Egia esateko, ondo nago baina, oso esperientzia gogorra, traumatikoa izan zen. 24 orduz ingresatuta, 72 grapa, horietako 12, izterrondoan. Horiek guztiak, gero, kendu behar, jakina. Hilabete osoa bajan.

Hau guztia arrazoia izan da bigarren anka egiteko horrenbeste “hausnarketa denbora” edo beldurra.

Gaur, ordea, martxoak 4, Dermiteken tratamentua hasi dudanetik bi egun beranduago, zango berria daukat. Ezer sentitu edo pairatu gabe. Minik barik eta, lehen momentutik kaletik ibiltzen. Badirudi, bene benetan, barizeak desagertu direla. Esandakoa nahikoa ez balitz, pertsona atseginen artean.

Lehen esan moduan, oso pozik. Lerro hauek, beraz, izan daitezela eskertzeko tratatu nautenei, ikusi dudan profesionaltasunagatik eta jasotako tratuagatik.

Mila esker, Azpiazu doktoreari eta bere Lan Talde osoari.

Emilio M. (62 años).

Cansada de estar depilándome cada tres semanas, hace tres años decidí hacerme la depilación por láser, pero como soy bastante desconfiada, no quería hacerlo en cualquier centro de estética sino que quería tener en todo momento la supervisión de un doctor o doctora.

Conocía ya la clínica Dermitek así que fui a informarme y lo primero que hicieron fue darme cita con una doctora, la cual me examinó para después recomendarme el número de sesiones que iba a necesitar y darme un presupuesto; en ese momento lo que valoré fue el hecho de contar con unos profesionales que estuvieran formados en ese tipo de tratamientos y decidí seguir adelante.

En cuanto a la evolución y los resultados del tratamiento, debo decir que estoy muy contenta; en mi caso, ya noté los resultados en las primeras sesiones, sobre todo a partir de la tercera, y ahora que estoy terminando solo tengo que hacer una al año.

Por otra parte, en la clínica te dan la opción de hacer las sesiones siempre con la misma persona, con la que una vez que coges confianza, te sientes más cómoda y más tranquila.

A.T. (39 años).

Empecé a ver las venitas en las piernas tras el primer embarazo. Mi madre tiene varices y sé que es algo hereditario, además trabajo muchas horas de pie, así que sabía que esto iba a ir a más.

Acudí a una dermatóloga y me hizo algunas sesiones de esclerosis, pero no tuve ningún resultado.

Varias amigas me hablaron de Dermitek, y mi propia médico me dijo que el láser era lo más efectivo para estas arañitas, así que me animé a venir ahora hace un año. Me atendió la Dra. Lázaro.

Ella me recomendó el tratamiento con láser y, para alguna vena que era más gordita, que fue la primera que me salió y la más rebelde, me hizo primero escleroterapia y luego láser, porque me dijo que era una técnica nueva para tratar esas varices.

Llevo ya cuatro sesiones, me hice la última sesión en diciembre y la doctora va a valorar si me hace otra antes de verano. El tratamiento a veces es molesto, en algunas zonas, como la cara interna del tobillo, duele más, pero es perfectamente tolerable.

Estoy contenta con el resultado, y lo recomendaría a gente que tiene el mismo problema. Yo tenía unas buenas arañas y lo que me ha funcionado ha sido el láser, ha sido un tratamiento efectivo. Dermitek me da confianza y así se lo cuento a mis amistades.

R.L. (50 años).

En primer lugar deciros que me planteé hacerme el trasplante porque pensaba que era más joven de lo que mi aspecto aparentaba, así que después de hablar con un compañero que también se había hecho y ver el resultado, decidí hacérmelo.

No consulté en más sitios, sabía que vosotros lo hacíais y lo hacíais bien, así que no me planteé muchas dudas.

Con respecto al procedimiento, os diré que me pareció molesto solo en algunos momentos puntuales, y que en cuanto lo comenté con vuestras compañeras, pusieron remedio.
Al tercer día del procedimiento me fui de vacaciones, tomando unas mínimas precauciones de proteger la zona y procurar no mojarme.

A la semana ó 10 días, la zona donante estaba perfecta.

Estoy bastante satisfecho con el resultado. Tengo que hacerme todavía otra sesión. Espero hacerla este junio próximo, pero mi aspecto ya ha cambiado.

La información recibida por vuestra parte fue correcta y acertada desde el primer momento.

implante de pelo
David S. (46 años).

Os conocí por medio de un anuncio en El Correo un año antes de venir. Empezaba a sentir molestias, no me dolía pero notaba la pierna cargada, y la otra pierna me dolía bastante.

Ya me había operado con cirugía tradicional después del segundo embarazo y fue traumático, por la anestesia y la recuperación, por eso tenía miedo a volver a operarme, la anestesia me sienta fatal. Erróneamente estuve un año más esperando porque tenía miedo y entonces empecé a informarme del tema.

Una cajera en un supermercado me habló de Dermitek y de cómo le habían solucionado su problema de varices, y llamé.

El día de la intervención acudí a la clínica con mi hijo, nos trataron maravillosamente y a mi hijo le dijeron que podía irse a dar una vuelta, ya que yo iba a salir andando por mi propio pie. Al entrar a la sala quirúrgica fue toda una sorpresa, ya que estuve durante todo el tratamiento hablando con el Dr. Azpiazu. Como anécdota tengo que decir que al terminar el tratamiento el Dr. Azpiazu me dijo:

– ¿Maria Luisa, sabes que tienes bocio?.

– No – le dije.

– Pues te lo tienes que tratar.

Hoy es el día que gracias al Dr. Azpiazu me estoy tratando el bocio.

Ahora estoy encantada, me han tratado maravillosamente. Ha pasado menos de un año y tengo las dos piernas arregladas. Ahora no tengo ni dolor ni cansancio, estéticamente estoy muy contenta. Y sobre todo estoy contenta a nivel de salud ya que soy diabética. Recomiendo este tratamiento totalmente, desde el principio me sentí a gusto, me sentí bien, la intervención fue muy tranquila, me dio mucha seguridad, y todo ha salido genial.

Este testimonio lo quiero aportar para la gente que no está informada. Aconsejo a la gente que se anime, que se lo quite cuanto antes, porque es un riesgo innecesario, antiestético y nada bueno para la salud.

Maria Luisa Z. (67 años).

Mi caso era “espantoso”, soy hostelero y trabajo muchas horas de pie, acababa todos los días agotado. Los síntomas los notaba nada más levantarme de la cama y según iba pasando el día iban a peor. Al principio era solo cansancio en las piernas, pero después pasó a ser dolor en el pie, en la rodilla…Utilizaba una media de compresión que aliviaba ligeramente el dolor y la pesadez. Trabajar de pie y además con el calor de las cámaras, convertía el trabajo diario en un infierno.

Me había operado tres veces antes de acudir a Dermitek. Un día trabajando me reventó una variz y me tuvieron que llevar a urgencias a cortar la hemorragia. Un mes después me operaron. Fue una operación complicada y estuve un mes de baja, me quitaron la safena, pero un año después me volvieron a salir las varices. A los 4-5 años me volví a operar, y después vino una tercera operación, pasados otros cinco años, que se complicó con la aparición de un trombo. A partir de este momento, con tres operaciones y un trombo, lo único que me ofrecieron fue “aguantar”, porque de haber una cuarta operación iba a ser delicada.

Estuve dos años aguantando hasta que una amiga, también hostelera, me contó cómo le habían solucionado su caso en Dermitek, y me animé a ir, aunque su caso era mucho más leve que el mío. Después de todo lo que había pasado era escéptico, acudí a Dermitek para ver si me arreglaban aunque solo fuera parcialmente. Me conformaba con que me solucionaran el cansancio y la pesadez al 50%. La doctora que me atendió en la primera consulta “flipó” cuando vio mi caso, pero me dijo que aunque no me solucionaría el problema al 100%, sí podrían ayudarme a liberarme de los síntomas.

Al realizar la prueba diagnóstica vieron que iba a ser posible realizar el tratamiento con láser endovenoso, y eso terminó de animarme.
Acudí tranquilo al tratamiento, incluso se asombraron por mi tranquilidad, estuve cómodo, viendo en pantalla cómo se realizaba. Y al terminar me colocaron la venda, la media de compresión y salí andando. Al día siguiente fui a trabajar y solamente pedí ayuda a mis compañeros para no tener que levantar pesos, pero pude realizar mi trabajo con normalidad, ya sin notar el cansancio y el dolor. Los primeros días noté una molestia que es normal tras la intervención, pero cuando pasó noté cómo mejoraba día a día, rápidamente. No pensé que fuera a mejorar de esta manera, mi vida ha mejorado al 100%.

A la pregunta de si recomendaría este tratamiento, mi respuesta es un sí rotundo.

varices sin operación, con láser endovenoso
Carlos D. (48 años). Hostelero


En este vídeo Julio, paciente de varices Dermitek, compara la cirugía clásica de varices al que fue sometido en la pierna izquierda 4 meses antes, con el tratamiento de láser endovenoso sin cirugía que se le realizó en la pierna derecha en Dermitek 3 días antes.

Julio Corella (67 años).
Soy médico de profesión y desde hace años arrastraba un problema físico y sobre todo estético como eran unas grandes varices en ambas piernas, que me impedían realizar una actividad normal. Por mi trabajo no me podía permitir un tratamiento de cirugía convencional que me hubiese supuesto casi un mes de baja por cada una de las piernas, así que en cuanto me enteré de este novedoso tratamiento mediante láser endovenoso, consulté con el Dr. José Luis Azpiazu de la clínica Dermitek de Bilbao donde realiza de forma pionera y exclusiva esta técnica.

Después de la primera entrevista con una exhaustiva exploración vascular de mi problema y todo tipo de explicaciones sobre el procedimiento, posibles complicaciones y expectativas de éxito, no lo dudé y en menos de 1 mes mi problema se había resuelto, habiendo desaparecido las varices por completo a día de hoy, sin tener necesidad de ingreso hospitalario ni coger un solo día de baja laboral, ya que inmediatamente después de las dos intervenciones, estaba paseando por la calle.

Desde aquí quiero agradecer tanto al Dr. José Luis Azpiazu como a todo su equipo colaborador de la clínica Dermitek, la profesionalidad, el trato recibido y el haber resuelto mi problema de forma tan rápida y satisfactoria. Gracias. Un fuerte abrazo.

Dr. Ricardo Ituarte (42 años), Médico Radiólogo

A la gente en general y a los posibles clientes de la Clínica Dermitek en particular:

Solo conozco un procedimiento de ese equipo y es porque lo he padecido.

Sea por lo que fuere (hay muchas varices en mi familia y estuve escayolado de esa pierna 40 días), el caso es que me encontré a los 50 años con un enorme ovillo varicoso en la pierna y dos gruesos cordones que subían por el muslo hasta casi la ingle.

Fui dejándolo hasta que un amigo traumatólogo me amenazó con intervenirme de una lesión de columna a los 60. Y ahí se me encendieron las alarmas (cirugía importante, reposo amplio, posibilidad de tromboflebitis, con mis varices…) importantes riesgos a la vista. Y decidí abordar el asunto de la mejor manera posible.

Se me ofrecía un procedimiento con anestesia epidural, con sus problemillas, y 15 ó 20 días de baja, que me venían francamente fatal.

Conocía el tratamiento por mi antiguo trabajo “Los procedimientos intervencionistas por Radiología y por Ecografía”. No en vano, el mismísimo alcalde Sr. Azcuna me había enseñado el procedimiento para introducir catéteres en cualquier arteria o vena allá por los últimos años 70. Los colegas de Dermitek me explicaron el procedimiento.

Para mí, elegir entre Intervención Quirúrgica o Intervencionismo Radiológico (en este caso Ecográfico, todavía mejor pues no hay radiación) fue muy fácil.

Bastante animado, me pedí una cita. Y la tarde libre en la empresa.

Me hice unas fotos de toda la pierna porque sé de la tendencia que la gente tenemos a olvidar los detalles del propio padecimiento. (Cinco años después de una semana de terrible cólico renal, ¡muchos pacientes no recuerdan de qué lado fue!). No sabía que ellos las hacen siempre.

Tardaron más de una hora. Más de lo habitual porque, siendo colega entendidillo, se prodigaron en explicaciones de lo que iban haciendo. El procedimiento se sobrelleva con absoluta naturalidad. El padecimiento es mínimo por decir algo.

Pero más me sorprendió cuando, al despedirme, me mandaron caminar media hora mínimo.

-¿Y máximo? –pregunté yo.

-Lo que quieras.

-Vale.

Y me fui a andar. Diez minutos acompañado, por si las moscas. Aproveché el resto de la tarde libre para algo que tenía pendiente. Y desde la plaza de San José, por el parque de Dña. Casilda hasta las plazas de Rekalde y la Casilla, me visité todo lo que estaba a mi alcance del concurso de jardines del Ayuntamiento, disfrutando de los bonitos jardines y pasmado ante los más vanguardistas. Delicioso.

Y el día siguiente, media compresiva, unas pastillas y a trabajar con total normalidad.

A parte del trato, las instalaciones, el procedimiento, la continuidad laboral y todo lo demás, la impresión que me ha quedado es que salté un obstáculo en mi salud que veía problemático, con absoluta sencillez y facilidad.

No tengo idea de cómo hacen otros procedimientos en la Clínica pero me inspiran confianza.

Que es por lo que escribo esta carta de reconocimiento y agradecimiento al equipo.

Dr. Luis Larrea, Jefe de Servicio de Radiología. Hospital de Cruces. Bilbao
Duela hilabete bat, laser endovenoso guiado por ecografía bidezko tratamendua jasan nuen DERMITEK-en, oso pozik nago emaitzarekin. Lehen ere beste arazo batez tratatua izan nintzen arren, oraingoan oso urduri nengoen. Nahiko serioa iruditzen zitzaidan, baina behin esku-ohean etzanda eta bertan zeuden profesionalak ikusita, oso lasai sentitu nintzen. Dena ongi irten zen eta hurrengo egunetan ez nuen minik izan. Tratamendu ona iruditzen zait eta barizeak dituzten pazienteak berau egitera animatzen ditut.
Argi .L. (64 años)
La Dra. Landa me trata desde hace 12 años. Fue la que me detectó algo malo en las manchas y desde entonces me controla cada 6 meses.  Empecé con ella y sigo con ella, no tengo ninguna preocupación al respecto ya que confío plenamente en su profesionalidad. Estoy muy contento con el trato y el tratamiento.
Andoni T. (78 años)
Me hice el tratamiento de estrías con láser. Las estrías me aparecieron muy pronto y se me notaban mucho. Elegí Dermitek porque mi madre conocía a la Dra. Landa. Nos fíamos absolutamente de lo que la doctora nos recomienda y aconseja. Ella me hizo el tratamiento con láser y desde la primera sesión noté la diferencia. El tratamiento me ha ido muy bien y estoy muy contenta con el resultado. Ahora me pongo ropa que antes no me ponía.
Begoña V. (13 años)
Me realizo la depilación de piernas enteras, ingles y axilas. El trato con el personal es estupendo y los resultados más. Me parece increíble que el pelo no salga en meses y tanto es así que en cualquier momento pienso que me va a salir como antes, pero no; se ha debilitado muchísimo y no salen en la cantidad de antes. La verdad es que para alguien como yo, morena y con tanto vello, es la mejor inversión que he podido hacer. Eso de pasarme el verano entero sin preocuparme de las depilaciones era antes impensable. También, hago deporte, con lo que el plantarte los pantalones cortos o ir a la piscina sin tener que estar pendiente de los dichosos pelos, pues es alucinante. Ahora me arrepiento de no haberlo hecho antes, pero como dice el refrán… ¡más vale tarde que nunca!.
Amagoia L. (33 años)
Fui a Dermitek porque me encontraba mayor. La elegí porque conozco a la Dra. Landa y he sido su paciente. Tenía muchas manchas en el escote y las manos. Me trataron las manchas con láser y en dos sesiones me encuentro más rejuvenecida. Ahora soy mucho más consciente de los efectos del sol y no me expongo tanto. Sigo los consejos que me dieron en Dermitek. Utilizo protección solar y me cuido mucho más. La verdad es que me encuentro de maravilla.
Agustina Z. ( 92 años)
error: © 2017 Dermitek