94 401 01 10

667 40 59 59

Uribitarte 11-12. Bilbao

94 401 01 10 /  667 40 59 59

Uribitarte 11-12. Bilbao

Básicamente hay dos tipos de mascarillas, aunque ten en cuenta que las mascarillas solo son eficaces si se combinan con el lavado frecuente de manos con una solución hidroalcohólica o con agua y jabón. Los dos tipos de mascarillas son:

  • Mascarillas Quirúrgicas
  • Mascarillas FFP2 o FFP3

Mascarillas quirúrgicas

Esta mascarilla es buena para evitar contagiar a otras personas. Su función de filtrado es menor, y protege menos que las otras. Sirve para evitar transmitir el virus a otras personas.

Nos va a proteger solo parcialmente del contagio de otras personas, pero va a proteger a otras personas de que las contagiemos.

Protegen más al resto de personas que a quien la lleva puesta, porque ejercen de barrera al estornudar o toser, para evitar la emisión de gotículas respiratorias con posibles microorganismos “de dentro a fuera”.

Mascarillas FFP2 o FFP3

Contienen un filtro de micropartículas gracias al cual pueden proteger “de fuera hacia dentro” en distintos grados. Nos va a proteger mejor del contagio de otras personas.

Permite aislarse mejor pero a la vez a través de la espiración podemos contagiar más probablemente a otras personas, en el hipotético caso de que tuviéramos coronavirus.

Cómo ponerse, usar, quitarse y desechar una mascarilla

  • Antes de ponerte una mascarilla, lávate las manos con agua y jabón o con desinfectante con una base de alcohol.
  • Cúbrete la boca y la nariz con la mascarilla y asegúrate de que no haya espacios entre su cara y la máscara.
  • Evita tocar la mascarilla mientras la usa; si lo haces, lávate las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.
  • Cámbia de mascarilla tan pronto como esté húmeda y no reutilices las mascarillas de un solo uso.
  • Para quitarte la mascarilla: quítatela por detrás (no toque la parte delantera de la mascarilla); tírala inmediatamente en un recipiente cerrado; y lávate las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.

¿Sirven de algo realmente?

Las mascarillas pueden proteger de un posible contagio a las personas que las llevan puestas y a las que rodean a éstas, especialmente en el entorno hospitalario, si bien es necesario subrayar que una mascarilla no proporciona por sí sola suficiente protección y deben tomarse otras precauciones; se debe combinar su uso con una buena higiene de las manos y otras medidas de prevención y control de las infecciones para evitar la transmisión del SARS-CoV-2 entre personas.

Las personas que no toleren la mascarilla deben respetar escrupulosamente las normas de higiene respiratoria, es decir, cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo de papel desechable al toser o estornudar y deshacerse de él inmediatamente tras usarlo, así como lavarse las manos de inmediato si se ha estado en contacto con secreciones respiratorias.

error: Alerta: Contenido protegido !!