La caspa es una de las enfermedades de la piel más frecuentes. Es una enfermedad crónica que consiste en descamación excesiva del cuero cabelludo. Puede picar y a veces pueden aparecer zonas rojas localizadas o “ronchones”. El término técnico para llamarla es “dermatitis seborreica”.

Hay cierta confusión entre los términos caspa, seborrea y  dermatitis seborreica. El término seborrea se utiliza para describir la grasa excesiva en cuero cabelludo. Los pacientes con seborrea pueden ó no desarrollar caspa. La caspa es lo mismo que decir “dermatitis seborreica del cuero cabelludo”. La gente con caspa o dermatitis seborreica del cuero cabelludo puede tener afectación de las cejas o un enrojecimiento a los lados de la nariz y el entrecejo o la zona alta del pecho o la espalda.

La caspa puede desaparecer sin tratamiento y habitualmente mejora temporalmente con tratamiento adecuado, pero tiende a reaparecer. Los brotes son más frecuentes después del verano pues suele mejorar con el sol.

En general no hay riesgo de tener enfermedades asociadas a la caspa. El ingreso prolongado en hospitales, las enfermedades neurológicas (Parkinson, accidentes cerebrovasculares etc )  y también el stress aumentan los brotes de caspa.

La caspa no está relacionada con la calvicie masculina. La calvicie común de los hombres y de algunas mujeres, llamada alopecia androgenética , tiene un origen genético, se transmite en la familia a través de un gen. Este gen no tiene nada que ver con la causa de la caspa. Por ello, el tratar la caspa no significa tratar ni retrasar la calvicie.

Actualmente no hay forma de prevenir la caspa. Si los brotes son muy frecuentes y encadenados La mejor prevención es el lavado frecuente con champú específico anticaspa, al menos 2-3 veces por semana.

El tratamiento de la caspa […]