La dermatitis seborreica es una de las enfermedades de la piel más frecuentes. Es fundamentalmente un problema estético y habitualmente se puede tratar fácilmente.