Dr. Jose Luis Azpiazu.

Llevamos ya muchos años defendiendo una regulación específica para los tratamientos corporales con láser, luces pulsadas o radiofrecuencia que se realizan en centros estéticos. No somos los únicos en demandarlo, ya hay países europeos que lo lograron cuando detectaron que algunos centros y peluquerías trataban manchas (cáncer de piel en algunos casos) con alguno de estos sistemas.

Creemos que es necesario exigir una titulación mínima a las personas, que van a utilizar los diferentes sistemas, y un programa de formación específico y contrastado que asegure la utilización de unos protocolos reglados. Y que si tiene médic@ se le exija a ést@ algún tipo de formación específica relacionada con los tratamientos láser, luces pulsadas y radiofrecuencia. Y lo decimos porque debemos  poder asegurar unos mínimos conocimientos para ofrecer y realizar un servicio en condiciones. No vale sólo con los títulos. Debemos demostrar también que estamos preparados.

Si las personas no cumplen con los requisitos no se debe permitir incluso pasar a la siguiente fase de comprar tecnología que puede ser lesiva para la salud, si no se utiliza correctamente.

Llegado a este punto es aconsejable controlar la diferente aparatología que nos inunda los emails. Tecnología realmente barata, incluso 10 veces más barata que la americana, y que nos ofrecen diariamente desde Corea o desde China. Estos sistemas carecen en su mayoría de los adecuados controles de seguridad, de ahí su precio, y aunque pueden parecer atractivos no lo son para nuestr@s pacientes/clientes,…

Por último, os recomendamos que investiguéis qué médic@s están al cargo de los tratamientos que os queréis hacer, que consultéis su curriculum (Linkedin es un buen sitio) en Internet  y que les preguntéis abiertamente por él. Es una garantía a la que no tenéis que renunciar.  También es una buena idea buscar referencias en otros médic@s que conozcáis. Y no os precipitéis. Antes de decidiros investigad un poquito.